viernes, 12 de agosto de 2016

MARAVILLAS

Entre la vehemencia, el ahogo,
la sutil desfachatez, mi insolencia,
mis caudales, los ramos me crecen
y el néctar se aviva.


Despierto al viento que me toma arropándome,
en arrullo, el candor de su estadía,
para decirme,
e indicarnos la calma de la certeza
-de esperar el brote de la vida-:
e invitarte a cálidos susurros,
que recorren las almas del tiempo que maduró,
de los días bebiendo el cóctel del paraíso,
tomarnos los frutos de nuestras pieles
regando de caricias y dulzor...
llenarnos de nosotros y abrigarnos,
y el sueño con ojos abiertos para derramarte
-siembras de felicidad al caer una tarde sobre las manos-
como racimos que se desgranan...
uno a uno al arrancarlos de la parra.

¡Oh lejana y cercana capacidad!
-de envolver-
el mundo en
"tu mundo".


Vivo cada momento,
pensando que no habrá
más que armonía,
sonando como violines
-una melodía que se entrelaza-
el lenguaje sagrado de la paz
-sin cansancio de rutinas-
prolongándose:
en el beso, tu abrazo,
tus pasión y el vaivén:
meciendo tu cuerpo de éxtasis,
explotando cuando renazco
(al encontrarte en los territorios)
donde dibujaré
"la burbuja"
que se elevará alto, muy alto:
con mi corazón que te llevará
a gritos y euforia,
aún,
cuando cuando ni una palabra me salga,
y no pueda escribirte,
ni retratarte en imaginerías
y deba renunciar a mí
-para dejar el espacio a
otros colores que me precederán-
abandonando éste,
mi precedente de ser,
y pintarte por completo
"antes que todas las campanas nos llamen".

sábado, 9 de julio de 2016

Desinterés

El desinterés de las cosas tiene el color gris del atardecido,
El aturdimiento de horas pasando cual relojes en su rapidez,
Que corre como guepardo por nuestros bosques,
 y ver pasar partes de gloria que, duele, llora,
Muy adentro por lo que fue…
y no será.


 El desinterés es postrarse en el camino,
Despreocuparse, oponerse al viento,
Aunque le dejemos pasar,
Sin combatir…


Es codearse con el futuro propio,
Renombrar lo que en manos tuvimos,
Que dejamos ir hasta volarse, romperse, quemarse;
Es remendarnos con esas fotos de ayer, hoy,
Como si fuéramos los mismos.


El desinterés, no es el aroma de aventura que,
Sentimos cuando jugamos,
Cuando nos esperamos alguien a nuestra medida,
Cuando saboreamos dulzor de la existencia,
De ese no saber qué.


Es amigos,
 una convocatoria a lista de desintereses menores,
que nos invita a no batallar más contra nada ni nadie.


Es la confabulación de opacos,
Guiando nuestros pasos a acordarnos de nosotros,
A olvidarnos seguido de las cosas,
 recorrer los mapas y misiones que nos dieron:
 Un poco más lentos,
 más trémulos que antes,
esperando respuestas que nunca llegarán,

(al menos aquí, no).

DESINTERÉS, POEMA, LITERATURA SANJUANINA, ARGENTINA

jueves, 23 de junio de 2016

CONFLICTO

Hechos,
situaciones del humano,
los que buscan lo que va contra natura,
fundado en propósito "moral".


A ti:
que te súper embanderas en ese paquete y cómodamente,
seguirás las reglas como si nada,
sin cuestionar el límite
¿quién lo dijo, quién lo dictaminó, quién lo levantó?


Luego enciendes,
un abismo que se ensancha entre la conciencia y tu ser,
te quemas en tu hoguera de nada,
liberas la combustión de tu automagnicidio,
las llamas llegaron hasta los espacios íntimos,
se hizo ceniza hasta el olvido mismo.


La naturaleza
-un león que disputa peleas con otras fieras-


¿Dónde quedaste tras los gruñidos?
Poesía de Andrés Zarzuelo

lunes, 2 de mayo de 2016

Bajo mi órbita

El sello estampó su marca,
hemos abierto paso al futuro...
¡y no hay ya qué hacer!

 Descubrimos el cielo -al viajar en él-
cual si fuera explorando:
 flotar en nuestros vitales y terrenales espacios,
elevar en cada caricia:
 nuestra piel...
poema de Andrés Zarzuelo


 El sello estampó su marca, hemos abierto paso al futuro...
¡y no hay ya qué hacer!
Dejamos el vago sabor de no conocer el éxtasis...

 Hicimos pactos...
 Y como aguas furiosas ¡arrastramos a otras vidas!

 El sello estampóse
(como en el ganado a fuego marcar)

Y como carta que fuera señalada:
  No hay ya qué hacer!!

 Tu suerte se echó -como un animal en la ruta-.

sábado, 27 de febrero de 2016

Διοτίμα

Papeles de libros que se arrancaron,
para de ti dejarnos privados:
 De tu voz.

Diótima, tu nombre que llama éste banquete!!

Lluvia de cenizas cayendo al fondo de conciencias,
Que no asoman a ese resplandor.

Rosas que no sintieron el rocío.
Las que secáronse en el sol,
Tu nombre proclaman para clarificar
 ¿de dónde es que proviene el amor?
Qué es?
Acaso,
 un conjunto de arrebatos que nos quema las alas?
 diluvios que devoraron Imaginerías en jardines?
 La piedra en la tierra que se consumen con el tiempo?
 Y que aún en rincones del mundo buscamos?

Diótima,
tu nombre que llama éste banquete!!

Ahora te esperamos,
no nosotros,
sino el puñado de nuestras almas,
que se empobrecen en éste suelo,
en éstos deseos…
en éste rapto de la inmortalidad que queremos ganarnos,
al recibir tu palabra,

que nos exonere de la imprudencia .

domingo, 14 de febrero de 2016

ENGAÑÁBASE

Detrás de sonidos de motor, ella:
 Altiva, encantadora
 ¡floreciendo en amaneceres filarmónicos!
Resplandeciendo sobre la mediocridad social.
Su conexión efímera, su ineludible desencanto, Su próxima muerte.


  Ella;
 agitando tras la puerta de abismal década:
Su conexión efímera, su ineludible desencanto,

Su próxima muerte.

viernes, 22 de enero de 2016

Paso…

Aquí, en la vía de la incógnita, hacia atrás,
La cabeza giro, vuelvo la vista a fijar.


Observo los años que,
 uno a uno se desprendieron,
fueron arrojados deseos,
que en piedra lanzados a un río van.